viernes, 2 de diciembre de 2016

Ideas inconexas


Hubo un tiempo en el que un cuaderno (o una hoja de papel), un lápiz  y música  era todo lo que necesitaba para pasar  un buen rato.

Llenaba páginas  de historias que escribía  y reescribia, leía  y releía, vivía  y revivia. Ahora tengo historias que me acompañan durante años, quizás  sean esas mismas, y no las paso a papel ni una vez (mucho menos dos). Ni escribirlas ni leerlas, pero vivirlas sí y revivirlas y revisarlas, siempre.

¿Por que no escribo ya?. Era una buena manera de crear; soy desordenada y con frecuencia tenia que volver a escribir porque a la primera quedaba un poco difusa la idea.
Eran fragmentos de cuentos con personajes que también  han evolucionado porque creo que son los mismos siempre...

Y las historias van aumentando, pero son las mismas.
Hay dos que me rondan:
Una es una story movie de una mujer (una guerrera) que se mete en un viaje para buscar de donde vienen sus pesadillas y miedos. Ese viaje, lleno de aventuras, la hace más fuerte. Al final no necesita encontrar el origen de sus miedos porque ya no le dan miedo. Pero lo encuentra.
La otra es la batalla de un hombre (un guerrero) a traves del tiempo y el espacio para defender a los suyos y encontrar su destino.... muy épico.


Esas dos historias me las "cuento" una y otra vez, como una niña que pide su cuento favorito todas las noches. Pero el mio (los mios) evolucionan, los voy cambiando y a veces se van transformando, van encajando y van haciendo sus vidas paralelas a la mia.
Sin fin, porque no tengo finales para estas historias, todavía.