lunes, 22 de julio de 2013

...y desayunos sin prisas.

Si hay algo de lo que de verdad se disfruta cuando estás de vacaciones, es de tomarte el desayuno tranquilamente... sin mirar el reloj y beberse el café de pié.
Sentarse en la terraza cuando el sol todavía es una caricia, con un libro o una conversación amena, tu mermelada favorita y toda la mañana por delante. ¿que más se puede pedir?.